Según la RAE, el absentismo se define como “Abstención deliberada de acudir al lugar donde se cumple una obligación” y “Abandono habitual del desempeño de funciones y deberes propios de un cargo”.

El absentismo laboral es un problema que afecta tanto al trabajador, como a la empresa y a la Seguridad Social.

Hay diversos tipos de abstención y por ende, no todos pueden ser justificados así como tampoco injustificados. A continuación veremos las principales variantes que se pueden presentar y las consecuencias que pueden tener.

 

Tipos de absentismo laboral

Hay diversos tipos de abstención y por ende, no todos pueden ser justificados así como tampoco injustificados. A continuación veremos las principales variantes que se pueden presentar y las consecuencias que pueden tener.

  • Presencial: El trabajador se encuentra físicamente en su lugar de trabajo pero no está realizando la actividad intelectual que se le pide, es decir, dedica gran parte de su jornada laboral a realizar otro tipo de tareas desligadas de sus funciones principales. La empresa para la que trabaja puede proceder al despido del individuo. El típico caso de un trabajador que se pasa la jornada hablando por teléfono con algún familiar.
  • Justificado: Se trata de una situación temporal en la cual el trabajador se ausenta del trabajo tras haber justificado su falta a la compañía previamente.  Un claro ejemplo sería la solicitación de un período de baja.
  • Absentismo sin justificación ni aviso: Toma lugar cuando el trabajador no asiste a su trabajo sin comunicación previa ni por tanto, autorización. Este tipo de ausencia laboral permite a la compañía proceder al inmediato despido del trabajador por razones meramente objetivas y justificables.

 

Consecuencias del absentismo laboral

Las consecuencias negativas que dicha ausencia conlleva son las siguientes:

  • Para el trabajador:
    1. Sanciones en sus ingresos, pudiendo incluso llegar al despido disciplinario de forma objetiva
    2. Disminución de la productividad laboral
    3. Mal ambiente laboral con los compañeros.
  • Para la Empresa:
    1. Aumento de los costes laborales para la empresa derivado de las ausencias del trabajador.
    2. Descenso de la productividad y competitividad
    3. Empeoramiento del clima laboral.
  • Para la Seguridad Social:
    1. Aumento del gasto sanitario por intentar paliar enfermedades que no son reales, puesto que se han utilizado como excusa para faltar al trabajo.
    2. Saturación en la Seguridad Social por trámites burocráticos provocando deficiencias en el servicio.

Como ya hemos comentado previamente, se trata un problema del cual salen mal parados los 3 agentes sociales de la economía que son: la empresa,  el trabajador y el Estado. Si algún día tienes que ponerte en la tesitura de alguno de ellos ya sabes lo que puede ocurrir.

IMG: latribunadelpaisvasco.com