El éxito empresarial depende en un gran porcentaje de la innovación y ésta reside en el trabajo de los emprendedores. Cada vez son más las grandes empresas que saben del filón existente de trabajar con startups.

Por lo que el filón que representa el negocio de las startups sigue en alza, gracias a la oportunidad de negocio que representan.

Un reciente estudio de la escuela de negocios francesa INSEAD, concluye que el 68% de las 100 grandes empresas mundiales apuestan a forma de inversión en estas nuevas empresas.

No solo las grandes realizan acciones de inversión en startups, también empiezan a apostar por colaborar codo con codo con estas pequeñas iniciativas, pero ¿por qué lo hacen? ¿qué resultados les aportan?

¿Que aportan las startups a las grandes compañías?


En ocasiones los altos cargos de marcas o empresas con renombre encuentran problemas de funcionalidad en sus departamentos. Problemas que desde dentro no pueden o no saben resolverse y que implican un gasto de tiempo a su equipo que a veces debe traducirse en nuevas contrataciones.

La colaboración con pequeñas empresas en ocasiones supone un beneficio doble a las grandes corporaciones, un gasto menor en tiempo, esfuerzo y recursos.

Además, muchas afirman que al apostar por inversiones de capital en startups, llevan consigo una contratación de ciertos servicios.

Dicho de otra manera, estos nuevos negocios, resuelven problemas que no son capaces de resolver desde las grandes empresas.

Pero no todas las startups logran contar con un éxito rotundo en sus inicios, ya que el valor añadido que representan las que por el momento han triunfado, son las que presentan mejores características que las existentes en el mercado.

Dónde mayor contratación están experimentando las startups son en departamentos que atañen a I+D.

Dato que no hace más que revelar dónde reside la fuerza de estas pequeñas empresas, el auge de los denominados “millennials” y la especialización en el entorno digital.

Ejemplos españoles de startups exitosas


Los casos de Facebook y Google son, sin lugar a duda, los dos casos más sonados de éxito. Ambas afirman tener sus inicios en un pequeño garaje en EEUU antes de convertirse en los auténticos líderes mundiales.

En España, según el último estudio realizado, existen unas 1.800 startups, casi todas dedicadas en mayor proporción al comercio electrónico, social media o movilidad.

Los casos de éxito en nuestro país han sido bastante notorios, entre ellos podemos destacar algunos de los más conocidos.

Tuenti

Una de las startups con mayor éxito en Internet, creada en 2006, aunque este caso nos parezca lejano, resultó ser todo un éxito.

Se convirtió en la red social más empleada en España con 14 millones de usuarios registrados.

En 2010 la empresa Telefónica la compro y, a pesar de su bajón en cuanto a red social, siguió creciendo ya que se convirtió en una filial de telefonía móvil.

Privalia

Creada en 2006 por dos jóvenes emprendedores, se trata de un portal de moda online consolidado como una de las grandes en el sector de ecommerce.

Softonic

El popular portal dedicado a la descarga de software nació como un proyecto final de carrera, y ya se ha consolidado como una de las startups más rentables del mundo.

A día de hoy, ya tiene sedes en Barcelona, Nueva York, Ciudad De México, Shangai o Tokio.

Job and Talent

Se trata de un portal de búsqueda de empleo creado en 2009, que no ha parado de crecer en los últimos años, estando presente en más de 15 países diferentes.

Ejemplos de startups que comenzaron con ideas de proyectos llenos de ilusiones y que han convertido su sueño en realidad, o incluso han superado lo que jamás imaginaron sus propios creadores.