¿De dónde proceden los productos comprados en tus comercios favoritos? La distribución de los artículos se lleva a cabo, por norma general, desde una gran variedad de fuentes. Una cadena de suministros puede contar con varios intermediarios entre el fabricante y el consumidor final como pueden ser los distribuidores, los mayoristas y los minoristas. Pero, ¿en qué se diferencian estos tres tipos de intermediarios?

Los mayoristas compran gran cantidad de productos

Los mayoristas suelen comprar una gran cantidad de productos directamente de los distribuidores. La mayoría de los intermediarios optan por ofrecer descuentos por un cierto número de artículos comprados, por lo que los mayoristas aprovechan esas oportunidades para lograr un beneficio.

Los productos comprados por este tipo de intermediarios suelen ser destinados a los minoristas, por lo que los pequeños comercios se suministran de los mayoristas para poder vender sus productos posteriormente al consumidor.

Los minoristas, en busca de los precios más competitivos

Los minoristas se presentan como pequeñas y grandes empresas que venden productos a los consumidores. Estos intermediarios suelen comprar a los mayoristas los productos que ellos han adquirido anteriormente de los distribuidores para poder vendérselo a los clientes.

¿Cómo logran el beneficio? Los minoristas eligen a los proveedores con los precios más competitivos tras buscar productos que coincidan con sus objetivos de negocio. Una vez encontrada la mejor opción, la empresa adecuará los precios a las necesidades del cliente.

Los distribuidores, punto directo entre la fábrica y el consumidor

El tercer grupo es el referente a los distribuidores. Este sector suele tener una relación comercial con los fabricantes de los productos, por lo que se convierten en un intermediario entre la fábrica que produce los artículos y el consumidor que posteriormente va a comprarlos en base a sus necesidades. La mayoría de los distribuidores suelen mantener acuerdos exclusivos de compra para poder cubrir un determinado territorio geográfico con sus productos.

Por norma general, los distribuidores no suelen vender productos de fábrica directamente de los consumidores. Son mayoritariamente los mayoristas y minoristas quienes suelen buscar a los distribuidores en busca de productos.

Mayoristas en el ámbito de la ropa infantil

El proceso de compra-venta funciona de manera similar en el mundo de la ropa infantil. Las fábricas crean la ropa en base a las necesidades de la sociedad. Una vez producidas, los distribuidores se encargan de comprarlas y de vendérselas a mayoristas y minoristas. Las empresas mayoristas compran, a un precio reducido por los descuentos de los distribuidores, una gran cantidad de artículos de moda para poder venderlas, posteriormente, a tiendas locales o directamente al consumidor.

Los minoristas, empresas pequeñas y grandes que venden productos a los consumidores, optan por comprar los artículos en grandes superficies relacionadas con el mundo de la moda o, directamente, de los distribuidores.