Todas las empresas realizan comunicación, solo que algunas los dejan librados al azar o mantienen silencio, por lo que parecieran que no lo hicieran, en cambio otros lo planifican y desarrollan. Pero ambas son estrategias de comunicación.

La mala comunicación interna perjudica el trabajo diario: se demoran, duplican o se pierde calidad en las tareas, baja la productividad, crece la desmotivación, la inseguridad e indecisión. En conclusión una menor eficiencia se traduce en perdidas de dinero y aumento de costos innecesarios.

Beneficios de diseñar una estrategia de comunicación interna son:

Asegura que todo el mundo recibe los mensajes adecuados en su debido tiempo, permite divulgar los objetivos del negocio y la filosofía de la empresa, permitiendo que todos sus miembros se dirijan en la misma dirección. Fomenta la confianza y mejora el clima laboral, por lo que se puede lograr un mayor compromiso por parte de los empleados, se evita la fuga de empleados valiosos para la empresa y la poca predisposición para el trabajo. Ya que los trabajadores se sienten escuchados y que pueden aportar ideas, soluciones a los problemas cotidianos, además de estar atentos y poder colaborar con una vigilancia en áreas criticas como tecnológica, legal y comercial, difunde los logros particulares y grupales en conclusión aumenta la eficiencia y la efectividad de los procesos.

Herramientas de comunicación interna

Los más utilizados son el buzón de sugerencias, carteleras, revistas institucionales o house organ, newletters y correo electrónico, organización de reuniones, desayunos, almuerzos y otro tipo de eventos, intranet etc.

Cada empresa debe decidir que herramientas utiliza y cuales son las más efectivas de acuerdo a sus objetivos y las características propias de la empresa. Abrir diferentes canales de comunicación en diferentes direcciones es fundamental en una empresa sea competitiva de adentro hacia afuera, para mantener y mejorar la eficiencia y la posibilidad de utilizar el aporte de ideas de todos los integrantes de la organizacion.

Para que haya una buena comunicación interna dentro de la empresa esta debe ser cuidadosamente planificada y reformulada constantemente para que sea efectiva, y pueda aprovechar los beneficios. Se tiene que tener en cuenta las características de los diferentes clientes internos, sus características y elegir los medios adecuados para que haya una comunicación fluida y eficiente en todos los sectores de la empresa.