Son muchas las empresas españolas que no tienen en cuenta el coste que supone el absentismo laboral para cualquier entidad.

Según el último informe elaborado por AMAT (Asociación de Mutuas de Accidentes de Trabajo) acerca del absentismo derivado de la incapacidad temporal por contingencias comunes, podemos sacar varias conclusiones.

En 20016 la economía generó más de 400.000 puestos de trabajo, sin embargo las bajas laborales crecieron, suponiendo un coste de 5.500 millones para las empresas.

Desde 2013 con la recuperación económica en nuestro país, el absentismo laboral cada año va más en aumento.

¿A qué se debe el crecimiento del absentismo en los últimos años?

Tal y como enuncia el informe, no solo se explica el aumento del absentismo por el aumento de las plantillas en las empresas, se dan otros factores.

Los trabajadores presentan un menor miedo a perder el empleo en caso de enfermedad, lo que conlleva un uso indebido de esta prestación.

Otro factor que evidencia este repunte del absentismo y que realmente debe suponer una preocupación a las empresas, es el frecuente fraude en la prestación de baja laboral por enfermedad común.

Este último factor viene evidenciado por el aumento en la duración media de estos procesos que ha pasado de 88,5 días a 90,5 días en trabajadores asalariados y de 37,8 a 38,7 en el caso de autónomos.

Es decir, los trabajadores han aumentado sus días de baja respecto a años anteriores.

Por lo que según el informe se estima que en 2016 se produjeron 4,5 millones de procesos de incapacidad temporal, un 16,4% más que en 2015.

Absentismo = coste millonario para las empresas

Las empresas no tienen en cuenta estos factores, ya que son pocas las empresas españolas que miden o calculan los gastos que supone el absentismo laboral.

Para que las empresas españolas tomen conciencia del verdadero coste que conlleva, es necesario entender cómo funciona.

Cuando la baja del trabajador no está asociada a la actividad laboral, la propia empresa se encarga de todos los gastos hasta los primeros quince días, a partir de ahí es la mutua la que empieza a encargarse de abonar las prestaciones.

En el caso que la baja sea por accidente laboral o enfermedad a causa del trabajo, la empresa tan solo asume el primer día de baja, y será la mutua quién se encargará del resto de días.

Por lo que tal y como comenzábamos anunciando el gasto en prestaciones económicas por las bajas laborales ascendió a 5.500 millones de euros, un 12,4% más que en 2015.

Sin embargo este dato se refiere al dinero que han tenido que pagar las mutuas a partir del día 15 de la baja y del cuarto día en caso de los autónomos.

Por lo que el coste directo a cargo de las empresas españolas ascendió a 5.498,6 millones de euros, un 42,5 % más que en 2015.

FOTO1 IMG_AMAT

http://www.amat.es/Ficheros/14446.pdf

Un dato realmente revelador que supone un importante golpe a las cuentas de las empresas españolas a causa únicamente del absentismo laboral.

Otros costes, Absentismo = menor producción

No solo en cifras de salarios el absentismo representa un gasto importante. Los bienes y servicios que se dejan de producir por las bajas laborales, evidencian el coste de oportunidad.

AMAT enuncia que en 2016 fueron en total casi un millón de trabajadores los que no fueron ni un solo día a trabajar.

Por lo que junto a este dato y tomando como referencia el PIB de 2016, el estudio calcula que las empresas dejaron de producir bienes y servicios por valor de 64.600 millones de euros.

De manera que el coste total del absentismo laboral habría supuesto en 2016 un cifra realmente escandalosa, 75.900 millones de euros.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies